Hay un sábado de común denominadores

Llega una semana más nuestro repaso a asuntos sociotécnicos y tecnopolíticos. En esta ocasión con mayoría de aportes de mujeres, algunas que ya conocemos y admiramos y otras que acabamos de encontrar.

-Aún hay ecos del famoso documental de la famosa plataforma. Florencia Goldsman cuenta Por qué se me atragantó ‘El dilema de las redes sociales’, lo hace desde una mirada crítica y feminista. También Lea Ross lo hace en Extractivismo informático: Crítica de “El dilema de las redes sociales”, «donde la información personal adquiere un uso de cambio, y con ello, nuestra propia desertificación como seres en el mundo».

-Como hemos estado viendo, el coronavirus no acaba, por lo que está bueno reflexionar sobre Los movimientos sociales en tiempos de pandemia, como hace Dafne Calvo, porque esta situación «ha desafiado la creatividad de una ciudadanía confinada, que ha respondido a la crisis mediante múltiples expresiones de solidaridad, tanto online como offline«. Pero ojo! Privacidad y discriminación en tiempos de COVID-19. Las nociones de cuerpo, origen y territorio son programables, «la pandemia ha sido usada para aumentar la penetración tecnológica y la vigilancia ciudadana de manera desproporcionada», explica Natalia Rios.

Youth Observatory (CC:BY)-Aunque vamos sabiendo cómo funciona el capitalismo de plataformas, no está de más reiterar, como hace Shoshana Zuboff: “Pensábamos que usábamos a Google, pero es Google el que nos usa a nosotros”. Es más, en otra entrevista recomendable, Carissa Véliz va más allá: «La falta de privacidad ha causado, indirectamente, más muertes que el terrorismo».

-También es importante conocer ¿Cómo documentar de forma empática y segura los casos de violencia de género en Internet? Una guía práctica basada en la difusión de material íntimo sin consentimiento.

-También en estos tiempos inciertos no olvidemos el Caso Assange: Estados Unidos contra el derecho a la información, Ter García hace un repaso histórico a la trayectoria de Wikileaks y lo que está pasando con su fundador.

-Y terminamos con cultura libre: “El culto al individuo es letal. Los que tienen camaradas no morirán”, dicen en entrevista el colectivo Wu Ming, con motivo de la publicación de su última novela. Y en Raíces fuertes: la traducción como procomún, el colectivo Guerrilla Translation nos narra su experiencia y su apuesta política.

Bola extra: aún con las resonancias del 12 de octubre, Yásnaya Aguilar nos comparte Superar el resentimiento, porque «urge superar el colonialismo, sí, pero nada se supera ocultándolo».

@sursiendo

 

Deja una respuesta

3 × tres =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.