Retos y perspectivas de apropiación en la seguridad digital* en Chiapas

Hemos avanzado hacia escenarios que piensan y reescriben la tecnología desde nuestras propias necesidades. Seguimos trabajando para pensar tecnologías más sanas y cercanas, hacia el bien común.

Con estas palabras compartíamos parte del trabajo que realizamos este año en el acompañamiento a organizaciones defensoras de derechos humanos para incrementar capacidades tecnológicas y de seguridad digital en contextos de riesgo y amenazas que se enfrentan en el sur de México.

La cercanía que mantenemos con las organizaciones acompañadas nos confirma que trabajar en conjunto en procesos de compartición fortalece capacidades en la vida digital de las organizaciones civiles. A su vez, la diversidad de experiencias retroalimentan conocimientos y saberes que hemos aprendido de manera empírica desde la curiosidad, la investigación y la necesidad de resolver situaciones concretas a lo largo de estos años en nuestros espacios de trabajo y personales.

En esta variedad de perfiles, intereses y tiempos de apropiación encontrados se han generado estrategias de apoyo mutuo que fortalecen capacidades para la resolución de problemas concretos al interior de los propios grupos de trabajo, lo cual permite disminuir, de forma paulatina, la dependencia de las y los ‘expertos’.

 

Software libre: acceso, empoderamiento y libertad

Incorporar los principios del software libre como estrategia pedagógica, nos permite apoyar la reconstrucción de comunidades de autoaprendizaje tecnológicas en nuestros contextos latinoamericanos. Esa es la motivación principal por la que ponemos en práctica la filosofía del software libre más allá de que lo hagamos sobre sistemas operativos privativos, como Microsoft y Apple.

Las cuatro libertades del software: usar, estudiar, distribuir y mejorar un programa informático, aplicadas al trabajo colectivo, abren un camino necesario a un proyecto político de aprendizaje colaborativo.

Por otra parte, la implementación de herramientas de seguridad digital de código abierto está permitiendo mejorar técnicas de autocuidado para quienes han participado en este proceso, obteniendo ventajas económicas y sobre todo de confianza hacia el software que se implementa.

El proceso también presenta un reto de acompañamiento desde el soporte técnico que va desde las necesidades de actualización de dispositivos, la resistencia al cambio hasta la dependencia tecnológica del software privativo comercial.

En el caminar, estamos dedicando tiempo a la documentación de experiencias de uso y apropiación de herramientas por considerar que el fortalecimiento y uso de tecnologías desde una perspectiva crítica nos dan insumos para compartir con desarrolladores y otras comunidades de aprendizaje.

 

Contexto onlife

La combinación del contexto online y offline presenta características diferentes en cada situación que si observamos de cerca, nos permiten trabajar lo ‘digital’ desde lo integral. La rapidez de cambios inherentes al mundo tecnológico requieren nuestra atención para sostener el proceso de seguridad integral por el que las organizaciones están transitando.

El trabajo de acompañamiento no ignora las coyunturas políticas, sociales y tecnológicas cuyas dificultades necesitan resolver las organizaciones. Crecientes incidentes de seguridad, incremento de la violencia generalizada, control, vigilancia y represión aumentan los riesgos que, de manera creativa, trazan las estrategias de las acciones para desarrollar el trabajo de defensa de los derechos humanos bajo condiciones de mayor seguridad.

Implementar prácticas y planes de acuerdo a las necesidades de cada una es un principio guía en el acompañamiento. Durante este tiempo hemos repasado, con otra mirada, situaciones que impactan los espacios de trabajo y ámbitos personales de las personas defensoras. Las estrategias, construidas de manera participativa, generaron una planificación del proceso que esperamos se plasmen en protocolos de seguridad digital que las organizaciones sumen a sus planes integrales.

A su vez, integrar medidas de seguridad digital y tecnológicas es un paso importante para emprender acciones de prevención y disminución de riesgos integrales a la labor de un colectivo, comunidad u organización. Adoptar hábitos de identificación y seguimiento de los riesgos es imprescindible para seguir ejerciendo la labor de defensoría sin aumentar los riesgos del contexto que nos rodea.

* Preferimos ver la ‘seguridad digital’ como las prácticas de autodefensa y autocuidados digitales, como las formas de mejorar nuestra ‘vida digital’ en un (largo) camino hacia la soberanía tecnológica (Informe de Sursiendo sobre Seguridad Digital)

@sursiendo

 

Deja una respuesta

8 + tres =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.