Hay un sábado de común denominadores

Primer sábado de mayo y otro sábado de recopilación de enlaces a reflexiones y notas sobre comunalidades y libertades, tecnologías y propuestas políticas.

-El jueves fue el día mundial de la Libertad de Prensa, pero… 3 de Mayo ¿Libertad de Prensa o de Expresión? «Si Internet, y el resto de tecnologías y software que lo hacen posible, son tan importantes, ¿no lo deberíamos defender con uñas y dientes? ¿O queremos que se apropien de Internet tal como lo hicieron de las frecuencias de radio o televisión?» Porque, por ejemplo, Una nueva herramienta de censura en Internet ha sido aprobada en México.

-El estudio Índice de Responsabilidad Corporativa 2018 concluye que Empresas de Internet no informan a usuarios cómo afectan sus derechos humanos. Aunque, como dice Morozov: «Las manzanas podridas no son las tecnológicas, son los fondos millonarios». Como por ejemplo, Google puede escuchar todo lo que dices desde tu celular: «le permitimos al magnate de la tecnología activar nuestros micrófonos incluso sin que nos demos cuenta. De esta manera nuestras palabras son analizadas y usadas por un algoritmo».

-Pongamos atención al El negocio de las apps gratuitas. Eres tú y tus contactos, «no solo dimos permiso para que la aplicación accediera a todas nuestras fotos y vídeos u otro contenido sino que a partir de ese momento le dimos permiso para espiarnos en presente pasado y futuro».

-Recomendamos esta reflexión en primera persona sobre dispositivos y proceso formativo, de Clay Shirky: Por qué pido a mis estudiantes que guarden sus celulares, «voy a ver al enfoque del estudiante como un proceso colaborativo. Son ellos y yo creando una clase donde los estudiantes que quieren concentrarse tendrán la mejor oportunidad de lograrlo, en un mundo cada vez más hostil a ese objetivo».

-Porque pensamos que las cosas se pueden de hacer de otras formas, saliéndonos de lo impuesto, Del hedonismo triste al decrecimiento feliz: hacia una imaginación política de la empatía, «serviría para inmunizarnos de la politización del miedo y, con un poco de suerte, facilitar la transición hacia una cultura económica socialmente deseable y ecológicamente viable».

-Como también Marxismo y feminismo: historia y conceptos, introducción del libro ‘El patriarcado del salario’, de Silvia Federici, donde se recoge la discusión entre estas dos vertientes políticas. Que se complementa con la Economía feminista: viva, abierta y subversiva.

Bola extra: ¿Sabes quién es el culpable de que no tengamos claro cuál fue el primer ordenador personal de la historia? Steve Jobs, pero esta es toda la historia (Primera Parte).

@sursiendo

Deja una respuesta

4 + 9 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.