Pensar desde los comunes

materiales
1 noviembre, 2016
Sursiendo

La mayor «tragedia de los comunes» es la falacia de que los comunes son reliquias y fracasos de otra época que han sido sentenciados como innecesarios por el Mercado y el Estado. Pensar desde los comunes disipa tales prejuicios en su explicación de la rica historia y el futuro prometedor de los comunes, un paradigma de cooperación y equidad que remedia nuestro mundo. Con una prosa elegante y decenas de historias apasionantes, David Bollier describe la silenciosa revolución que es pionera en las prácticas de autogobierno.

La elección es nuestra: podemos ignorar los comunes y sufrir el constante expolio corporativo de nuestra riqueza común o bien podemos Pensar desde los comunes y aprender cómo reconstruir nuestra sociedad y reclamar nuestra herencia compartida. Esta exhaustiva pero abordable introducción al procomún te sorprenderá, te aclarará las ideas y te motivará para pasar a la acción.

¿Qué son los comunes?

“Las mujeres de Erakulapally, un pequeño pueblo a dos horas de Hyderabad, India, extendieron una manta en el suelo polvoriento y vertieron con delicadeza sobre ella sacos con semillas de colores vibrantes y olor acre. Así formaron treinta montones: su tesoro. Para estas mujeres (todas ellas dalit o intocables, miembros de la casta social más baja y pobre de la India) las semillas significan mucho más que solo semillas. Son símbolos de su emancipación y de la restitución del ecosistema local. Las semillas de cosecha propia han permitido que miles de mujeres de pueblos pequeños de la región india de Andhra Pradesh escapen de su destino de trabajo forzado y mal pagado y se reinventen como agricultoras autosuficientes y orgullosas.”

Bollier se da a la tarea de desarrollar en este libro ejemplos, como este de las campesinas de la India, que son semejantes en cuanto involucran a una colectividad, un bien común y una forma de gestionarlo comunitariamente. En eso consiste básicamente un común, que también se puede llamar una comunalidad o un procomún. De hecho, el autor nos comparte varias definiciones a lo largo de las 200 páginas de esta edición, como por ejemplo que es “Un sistema de autoorganización a través del cual las comunidades gestionan recursos (tanto renovables como no renovables) con escasa o nula dependencia del Estado y del mercado”.

Algo que ya existe desde hace siglos: los bienes comunes, que sufrieron una embestida brutal a partir de la acumulación originaria que propició el capitalismo a partir del siglo XV, están siendo redescubiertos por miles de personas que buscan alternativas a la crisis mundial que vivimos. Pero las embestidas del capital no cesan y, como apunta David Harvey con su concepto de acumulación por desposesión, ahora el neoliberalismo está intentando devorar no sólo bosques, semillas, agua, recursos energéticos y otros sino también conocimientos, sentires, lenguas, aire, colores, ondas electromagnéticas, costumbres, pueblos…

Mucha gente se organiza para defender y crear comunes, para tener agua limpia o pesca sostenible o biodiversidad en los bosques o cultura para todos y todas o semillas nativas o software libre…

Este libro resultará de gran interés para cualquier persona que busque inspiración en procesos humanos no capitalistas y que piense que hay puentes entre las luchas por la vida digna, entre los distintos comunes, el P2P (peer-to-peer o entre pares), a los sistemas de producción distribuidos y de código abierto, a las licencias libres, etc.

La edición en castellano de este libro, desde el inicio, pretendió ser un ejemplo de la comunalidad como los que se describen en su interior y además articularse en una red trasnacional: nos convocamos Guerrilla Translation y Traficantes de Sueños desde el Estado Español, Cornucopia desde Perú, Tinta Limón desde Argentina y Sursiendo desde México para hacer posible esta versión en español de Think Like a Commoner.

Edición original: David Bollier, Think like a commoner, 2014.
Primera edición colaborativa: Sursiendo + Traficantes de Sueños + Tinta Limón + Cornucopia + Guerrilla Translation. Noviembre, 2016.

@sursiendo