De propuestas ciudadanas 2.0 y clase política en Chiapas

botones de muestra
4 junio, 2013
Sursiendo

Algunos botones de muestra

Crónica de Leonardo Toledo Garibaldi para Sursiendo sobre el Foro Internet libre para Chiapas celebrado recientemente.

Extraído de debuenafuente.com
Extraído de debuenafuente.com

El lunes 27 de mayo había demasiada gente haciendo historia en la Sala Mural del Congreso del estado de Chiapas. Se escuchaba la frase “estamos haciendo historia”, “es un momento histórico” y sus variaciones en boca de los representantes de organizaciones ciudadanas, de representantes por vía electoral, de dirigentes de representantes, del público asistente… la concurrencia lo decía, lo sospechaba, sin embargo al parecer cada quien pensaba en una historia diferente.

Historia 1: De las y los impulsores de la iniciativa

La diputada local Alejandra Soriano y su equipo consideraron importante que en la Constitución Política del Estado de Chiapas se garantizara el acceso a Internet de manera libre y gratuita. El Internet como un derecho humano de los y las chiapanecas. Para ello se dieron a la tarea de preparar una iniciativa de reforma constitucional.

Al mismo tiempo consideró importante “ciudadanizar” la iniciativa, tal como lo dijo en el foro: “muchas y muchos de ustedes conocen una ley hasta que ya está aprobada” y para evitar eso “quisimos conocer las propuestas de la ciudadanía”.

Con esta intención Alejandra buscó contactos con diferentes personas que quisieran acompañarla en la construcción de dicha iniciativa. De ese grupo de personas y muchas más que fueron participando en el camino, surgió Ciudadanos Chiapas 2.0, quienes en adelante se encargarían de recopilar necesidades y demandas ciudadanas de las y los chiapanecos.

En San Cristóbal de Las Casas esta recopilación de demandas se realizó de manera inédita, con una convocatoria abierta, en donde participaron expertos del tema (promotores de software libre, impulsores de la localización de navegadores web, colectivos que fomentan los bienes comunes), usuarios con diferentes tipos de actividades (periodistas, académicos, creadores, educadores) pero también organizaciones que hasta ahora han estado alejadas del Internet pero que ven en él una posibilidad de cohesión, desarrollo, compartencia y encuentro (productores, facilitadores, médicos, agrónomos, microempresarios).

Del encuentro de todas esas personas, de la palabra de todos y cada uno, surgió un documento primigenio, en donde se establecía que sí, que el Internet puede ser una demanda de la sociedad, pero que también es y debe ser una herramienta que contribuya al ejercicio de muchos otros derechos. Ese documento, con todos sus insumos, con todas las palabras escritas por los asistentes, se encuentra aquí: ciudadanoschiapas.

Junto con lo escrito previamente por el grupo inicial queda asentado el primer paso: la demanda ciudadana. Las expectativas y necesidades se han puesto sobre la mesa. Después de eso el camino se vuelve tortuoso: quién conseguirá las 40 mil firmas, quién debe presentar la iniciativa, quién debe salir en la foto… Se «decide», obligados por el tiempo y la circunstancia que no será iniciativa ciudadana conforme a la ley, sino una iniciativa presentada por la diputada, pero en un procedimiento «ciudadanizado». Esto no nos convence del todo a muchos, renuentes a dejarnos llevar por los tiempos y formas de la clase política, sin embargo, tal como lo dijo una compañera, podemos apoyar no estorbando. Muchos salimos del encuadre, preocupados en fortalecer la incipiente organización ciudadana, pero seguimos tras bambalinas haciendo relatorías. Otros se avientan la difícil tarea de dar la cara, en el complicado camino de mantenerse ciudadano en una aventura inevitablemente partidista. Todos sabíamos que al final tendríamos que dejar la propuesta en manos de expertos y legislantes, pero ninguno sabe cuándo es el momento para hacerlo pues siempre hará falta quien les recuerde que detrás de todo el espectáculo hubo un grupo de ciudadanos preocupado por garantizar la libertad en Internet.

 

Historia 2: Los ponentes

Foto: Leonardo Toledo
Foto: Leonardo Toledo

El periodista Isaín Mandujano presenta a quienes hablarán al tiempo que advierte: «No hay iniciativa preparada», como previniendo posibles rumores y descalificaciones. Le da la palabra a Alejandra Soriano quien luego de agradecer a Ciudadanos 2.0 y al senador Zoe Robledo, señala que el objetivo de todo esto es obtener el reconocimiento de Internet como derecho humano, de manera libre y gratuita. Ciudadanizar, cambiar la dinámica.

Expresa su convicción de que Internet es una herramienta para el impulso económico, educativo y para el acceso a otros derechos. Que para buscar opciones al problema de la infraestructura se buscará el apoyo de especialistas y que espera que en la iniciativa se incluya la creación de una partida presupuestal. Termina con una frase: “El derecho al Internet no debe tener colores”.

El doctor Natán Enríquez, representante de Ciudadanos Chiapas 2.0, ha estado dando entrevistas durante las últimas dos semanas para hablar de la iniciativa, quizá por eso decide que su intervención sea más motivadora que descriptiva: habla del Internet como prioridad, de su uso responsable y productivo, así como de romper el esquema. No olvida agradecer el apoyo a la diputada Soriano antes de asegurar que «en Chiapas podemos y vamos a proponer los propios chiapanecos».

Paola Migoya, quien forma parte del grupo de ciudadanos que presentó la iniciativa ciudadana “Libre Internet para todos” a nivel federal, inicia celebrando la iniciativa de Ciudadanos Chiapas 2.0, habla de la reforma en telecomunicaciones, de la iniciativa ciudadana, de cómo la redacción de ésta es un paraguas para proteger la libertad de expresión y el acceso a la información. Advierte que se debe garantizar el “acceso al agua potable, no sólo al tubo”, que “libre acceso a Internet” son las palabras clave y que la iniciativa debe contener una redacción con perspectiva de Derechos Humanos, protegiendo la privacidad, así como las libertad de opinión y expresión.

Dedica buena parte de su intervención a subrayar que las leyes locales deben evitar restricciones al Internet, que deben garantizar el espacio radioeléctrico y evitar la criminalización de expresiones legítimas, pues los delitos posibles y los derechos ya están tipificados en otras legislaciones. Los esfuerzos –afirma– deben centrarse en impulsar política integral que favorezca el acceso a Internet de la población, no en aspectos de infraestructura, considerando la diversidad cultural.

Cuando toca el turno a Abraham Mena ya comenzaba la dispersión del público. Otros diputados hablan en voz alta a la entrada de sus oficinas, los tacones de secretarias y edecanes resuenan, el calor aumenta. Pero ello no le impide hablar de la insuficiencia de los esfuerzos hasta ahora realizados, de cómo los colectivos de software libre chocan con la dinámica burocrática del papel. Pone varios ejemplos, todos de Chiapas, en donde las ocurrencias de diferentes gobiernos han derivado en “inversiones” en tecnología que ahora es sólo chatarra vieja y abandonada.

Pero su carta fuerte es la Agenda Digital de México. Esta agenda ha formado comités de desarrollo de Internet en todo el país, que conforman una red nacional de impulso a banda ancha. En estos comités se ha dejado clara la importancia de desarrollar y formar conocimiento especializado en administración y uso de la red. Redes de colaboración y redes universitarias que sostengan la red de Internet, o una red humana especializada en el uso del Internet. Propone que a partir de la Agenda Digital de México se puede crear una Agenda Digital Estatal, que comience garantizando la conectividad de centros de educación, pues en las condiciones actuales de infraestructura no es posible sostener la conectividad generalizada.

Cierra su ponencia llamando a la ciudadanía a construir acuerdos, a vigilar e impulsar los procesos, pues la corrupción detiene el avance de la conectividad, las universidades no están preparadas y los proyectos transexenales se topan con la ignorancia de gobernantes.

La última ponencia es de Rafael de la Torre, el representante de Zoé Robledo. Para él, Internet es un cambio en la historia, del tamaño de la escritura o la luz eléctrica. A su juicio hay 10 características de Internet, entre las que destacan el ser democratizador, un medio accesible y económico, una ventana al mundo, ser resultado de una acción colectiva y que representa accesos a bienes y servicios.

Luego de señalar una larga lista de porcentajes de acceso y conectividad, habla de la participación de Zoé en la modificación constitucional de telecomunicaciones, y propone que se debe declarar al Internet parte de la infraestructura social básica, que reciba un tratamiento similar al agua potable y la electricidad, con la consigna de que a mayor acceso a Internet, menor desigualdad.

 

Historia 3: En territorio de la política

Extraído de caceresentumano.com
Extraído de caceresentumano.com

Los ciudadanos hacen política, los políticos son ciudadanos… ¿por qué, entonces, establecer la diferencia? Ese lunes, en el llamado Foro consulta ciudadana se dejan ver algunas claves para dilucidar esta distinción.

Hasta aquí, el ejercicio ciudadano había ido de reuniones de convocatoria restringida pero no cerrada, dedicadas a trazar la ruta crítica con rumbo a este foro, además de la reunión abierta de personas y organizaciones en la región Los Altos de donde salieron varias de las líneas que conformarán la propuesta. Todas las reuniones, cerradas y abiertas, se dieron en un ambiente de horizontalidad, sin engolados protocolos y con discusiones claras y directas, limpias de demagogia.

Pero el lunes 27, en la cámara de diputados del estado de Chiapas, cambiamos repentinamente de cancha. El foro, más que consulta, resulta ser la presentación en sociedad de la propuesta, y como es en “casa” de las y los legisladores se adoptan nuevas formas e intenciones. Abraham, uno de los ponentes que me acompañó desde San Cristóbal, le explicaba a su hijo al entrar al edificio “aquí es donde trabajan los representantes del pueblo”. Dimos varias vueltas antes de encontrar la sala donde se realizaría el foro. Un enorme Benito Juárez nos recibe, pero ningún recepcionista, ninguna ventanilla de información a la vista, no es un edificio construido para recibir visitas.

Las encargadas de una mesa de registro nos piden nuestros datos y ahí encuentro la primera sorpresa: en los papeles que vamos llenando aparecen los logos de la diputada Alejandra Soriano y del senador Zoé Robledo. No encuentro el logo de Ciudadanos Chiapas 2.0 pero recuerdo que no estoy ahí para pelear lugares en la foto.

El Foro sucede sin mayores contratiempos, cada uno de los ponentes dice lo que vino a decir y dan paso a la ronda de preguntas. Como si estuviera mandado a hacer, las personas del público que intervienen resultan en un interesante mosaico de la sociedad chiapaneca: tuiteros, que reclaman Internet abierto en el congreso, mujeres que advierten sobre la brecha digital de género y la necesidad de capacitación a mujeres en el uso estratégico de Internet, el presidente municipal de Huixtán que habla de cómo gestionaron Internet para el municipio, pero Telmex les dijo que no se podía y advierte que no podrán formar a sus nuevas generaciones si no hay Internet, por lo que solicita apoyo para gestionar el servicio.

Tan diversa es la concurrencia que al micrófono se presenta una empresaria de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción, un estudiante del Instituto Tecnológico de Tuxtla, una maestra de primaria, un ingeniero civil ambientalista, un joven preocupado por la infraestructura tecnológica, una persona de la tercera edad (que resulta ser el Cronista regional de Mapastepec) que suelta una frase la cual desata las risas de la concurrencia: “les voy a pedir que esto que están haciendo lo redacten bien, porque no vaya a ser que el día de mañana resulte que todo eso ya tiene dueño”.

En la clausura es cuando el espectáculo comienza. Instalada en su papel de diputada, Alejandra Soriano agradece la presencia de sus compañeros de bancada, invita a pasar al frente al coordinador de los diputados del Partido Verde y anuncia que la clausura estará a cargo de Fernando Castellanos Cal y Mayor (a quien todos los usuarios de Facebook de Chiapas conocen, debido a que gasta cantidades considerables de dinero en publicidad dirigida que aparece irremisiblemente en los muros y timelines) que a la sazón es presidente de la mesa directiva de la LXV legislatura. Todo el mundo de pie escucha el discurso de clausura donde luego de los lugares comunes de rigor advierte que él está de acuerdo con el Internet libre, con una salvedad: no está de acuerdo en que se use para difamar usando nombres falsos. Suena a condicionante, suena a que el voto verde sólo irá si hay límites a la libertad de expresión.

A eso me suena, pero probablemente me equivoco y además todo puede cambiar. La iniciativa de Internet libre por Chiapas está ahora en el territorio de la política, donde suponer una intención es una trampa, pues todo puede cambiar de un día para otro, la agenda de los políticos responde a intereses que van más allá de la persona que la ejecuta. Esa puede ser la principal diferencia entre políticos y ciudadanos. El reto de la ciudadanía 2.0 quizá esté en poderse adaptar a tiempo a estas siempre cambiantes circunstancias.

 

Leonardo Toledo Garibaldi @leonardotoledo

@SurSiendo