Examinar etiqueta: SoberaníaAlimentaria

Hay un sábado de común denominadores

– Tener a mano el control digital y sincronía en una smart home pareciera resolver múltiples tareas por si mismas, sin embargo Más dispositivos no implican más inteligencia, el costo de integrar sensores de diferentes fabricantes es la seguridad a la que está expuesta nuestra privacidad y el destino de los datos que comercializan. Y si el mercado anuncia que nuestros smartphones serán parte de la quinta generación en tecnología resulta oportuno escuchar esta Charla completa «Una visión crítica, social y política de la tecnología 5G» por Peter Bloom, coordinador general de Rhizomatica.

– En el ritmo acelerado de la automatización Comunismo del lujo y automatización propone a debate ¿Es posible un mundo en el que los robots lo hagan todo mientras nosotros disfrutamos de la vida? Antes de elaborar un par de respuestas podemos revisar El caso de la IA que intentó patentar dos inventos en su nombre para [re]pensar en las capacidades de autonomía que se están generando. Seguir leyendo

Hay un sábado de común denominadores

accion-urbana-migrantas-portada-Esta semana iniciaron los #LunesDeBlogsGV para proponer lecturas interesantes que nos encontremos en el mar de información de Internet… Desde el próximo ¡nos sumamos! Otro anuncio y una felicitación al proyecto @GuerrillaTrans por el #OuiShareAwards14. Y para celebrarlo les dejamos con una de sus traducciones, Cómo curarse del capitalismo: Cooperativismo y democracia laboral. Además hoy, 10 de mayo se realizará el CryptoParty Pirata en Buenos Aires y como en México es el Día de la Madre, desde el Hack Rancho nos proponen armar el #DíaDeLaMadreGeek. Mañana 11 de mayo vence el plazo de Ciudad Mural Chapultepec, las condiciones de participación son simples y aún tienes tiempo de anotarte.

-Hablando de ciudades y ciudadanías nos encontramos con Acción urbana: ¿Acción Gráfica? y nos enteramos que DF está entre las 10 ciudades de AL donde florece agricultura urbana. En cuanto a la participación y acción en Sudamérica tenemos Ley de acceso a la información en Colombia, un logro de la ciudadanía, mientras en México Activistas crean sitio web para impulsar debate sobre leyes secundarias en telecomunicaciones e invitamos a conocer Mi cuerpo es protesta y la campaña Las mujeres tejen la web. Seguir leyendo

Hay un sábado de común denominadores

posturas-en-el-ordenador¿Preparados y preparadas para los enlaces de esta semana? Antes de dar el ¡ya! es importante que miremos nuestra postura frente al ordenador: he aquí una pequeña guía animada.

-Ahora sí, comenzamos con unas lecturas cargadas de teoría: de la biblioteca de Pijama Surf tenemos Utopías, distopías, ucronías y otros relatos contrafácticos (PDFs); además “para ir picando algo antes del estreno del libro” Coral Herrera Gómez dejó su colección digital de libros para descargar gratis: El amor romántico desde el Queer, Lo romántico es político, y La utopía romántica posmoderna; y para finalizar la maestra, socióloga y activista boliviana de ascendencia aymara, Silvia Rivera Cusicanqui, comparte sus reflexiones sobre la indisciplina, lo colonial, el sujeto plural y contemporáneo posible.

-Muchos hombres y mujeres de a pie, en las calles, hacen y deshacen cada día, construyendo pensamiento a través de la acción. Dos de los ejemplos que les queremos compartir esta semana: desde Argentina el Colectivo Paren de Fumigar, A un año del fallo contra las fumigaciones y desde el País Vasco un proyecto del que ya hemos hablado alguna vez, la cooperativa láctea Esnetik nos presenta su corto institucional: conociendo Esnetik.

-No nos olvidamos de que las grandes corporaciones son el símbolo y sustento del sistema capitalista, responsable de las crisis sociales y ambientales que vivimos actualmente, por eso “para muestra un botón” y les dejamos con Las netas del planeta Monsanto; sin embargo también creemos que sin dejan de reclaman a “los grandes” hay pequeñas acciones que podemos hacer a diario que también aportan su grano de arena. Podemos, por ejemplo, estar alertas a la hora de darnos un baño: Un semáforo en la ducha para ahorrar agua. Seguir leyendo

Somos lo que comemos: la comunidad del maíz

Sursiendo hilos sueltos

imagen Wikimedia Commons
imagen Wikimedia Commons

La frase que se enuncia en el título es de lo más conocida y sea quizás una buena forma de enmarcar el espíritu de este post. Es cierto que lo mismo podríamos hacer con la agricultura en general pero en estas tierras mesoamericanas el sentimiento de ser hijos e hijas del maíz es profundo y su domesticación creó una forma de ser en sociedad tan fuerte que creemos que ese solo hecho merece especial atención, sobre todo ahora que crece la introducción de semillas transgénicas en el centro de origen de esta planta.

El maíz es de los alimentos más utilizados en las dietas del mundo, después del trigo y el arroz. Los datos que sustentan el momento de su domesticación son muy variados pero se cree que alrededor de unos tres mil años antes de nuestra era los antiguos habitantes de estas tierras comenzaron con esta tarea. En un principio la planta daba frutos muy pequeños, del tamaño del dedo chico de una mano. Su progresiva integración en la alimentación cotidiana de los que algunos creen fueron los primeros en cultivarlo, los olmecas, hizo que sus características fueran cambiando hacia la forma y tamaño con el que lo conocemos hoy en día.

Para algunos investigadores mexicanos la agricultura podría ser el resultado de “una larga historia de manejar in situ la vegetación natural”. Por aquel entonces los primeros cazadores-recolectores realizaron una labor de observación, selección y cuidado de plantas de maíz silvestres eligiendo entre ellas a las de mejor fruto en sabor y tamaño y cuidando su entorno para asegurar su crecimiento y reproducción. Estos cuidados hicieron que sobrevivieran gran variedad y diversidad del granos que sin el factor humano hubieran desaparecido. Seguir leyendo

Neoextractivismo vs. la defensa integral de los territorios

Sursiendo hilos sueltos

En este fragmento de menos de dos minutos que forma parte del documental brasileño El veneno está en la mesa, Eduardo Galeano expresa un sentir de muchæs latinoamericanæs: los gobiernos progresistas también han traicionado a los pueblos. Apenas un ejemplo alcanza para justificar esta afirmación y el elegido es el caso de los agrotóxicos. Valga un ejemplo dentro del ejemplo: con miras a cumplir su Plan Estratégico Agroalimentario 2020 el gobierno argentino pretende instalar en Mendoza “el megaemprendimiento más grande del mundo en materia de potasio”. Sus presentaciones en cloruro potásico y nitrato de potasio se emplean como base para los fertilizantes. Y es que para alcanzar las metas económicas propuestas se necesita profundizar aún más el modelo de monocultivo de soja, a la postre esto le posicionaría como uno de los principales productores de fertilizantes del mundo. El proyecto minero será emplazado en las márgenes del Río Colorado el cual nace en la Cordillera recorre cinco provincias argentinas y desemboca en el Océano Atlántico, es decir atraviesa toda la Patagonia de Oeste a Este. Desde SURsuelo, Fabián Chiaramello comenta que “el proyecto de Potasio Río Colorado va a generar el fertilizante destinado a los agronegocios brasileros que aportará aún más en la deforestación del Amazonas. La ecuación es perversa: se construye una megaplanta que consume cantidades de agua y energía abismales, que puede tener consecuencias ambientales muy graves, para producir un fertilizante que será utilizado para seguir profundizando el monocultivo sojero que desaloja campesinos y pueblos originarios, contamina con sus agrotóxicos, provoca desmontes, deteriora el suelo y concentra cada vez más la producción”.

Así, mientras asistimos a estas complicidades políticas legalizadas, en otras partes del mundo se sanciona una vez más a Monsanto por su responsabilidad en la intoxicación química de un agricultor francés. Con esto no queremos reforzar esas viejas ideas de un “norte” civilizado y democrático y un “sur” bárbaro y corrupto. Estas sentencias solo nos demuestran que las corporaciones se maquillan para cada ocasión: mientras en Estados Unidos y Europa ya se tiñeron el cabello y hablan de economías verdes y servicios ambientales, en América Latina, África y gran parte de Asia los discursos del progreso aún no parecen estar del todo deslegitimados y los pueden seguir usando. Seguir leyendo

  • 1
  • 2