Examinar etiqueta: ConocimientoLibre

El derecho a leer

Lugares comunes

El camino hacia Tycho comenzó para Dan Halbert en la Facultad, cuando Lissa Lenz le pidió que le dejara su computadora. La suya se había averiado, y si no se la pedía a alguien no podría terminar el proyecto semestral. Ella no se habría atrevido a pedírsela a nadie, excepto a Dan. Esto situó a Dan ante un dilema. Tenía que ayudarle, pero si le prestaba su computadora, ella podría leer sus libros. Además de poder ir a prisión durante muchos años por dejar que alguien leyese sus libros, la misma idea de hacerlo le escandalizó al principio.

Igual que a todo el mundo, le habían enseñado desde el parvulario que compartir los libros era repugnante y equivocado, algo que sólo haría un pirata. Y era muy probable que la SPA (Software Protection Authority, Autoridad para la Protección del Software) les descubriese. Dan había aprendido en su clase de Software que cada libro tenía un chivato de copyright que informaba a la Central de Licencias de quién, dónde y cuando lo leía (esta información se utilizaba para perseguir a piratas de la lectura, pero también para vender perfiles de intereses personales a comerciantes).

La próxima vez que su computadora se conectase a la red, la Central de Licencias sería informada. Él, como dueño de una computadora, podría recibir el castigo más severo, por no tomar medidas para prevenir el delito. Por supuesto, podría ser que Lissa no quisiera leer sus libros. Podría querer la computadora sólo para escribir su proyecto. Pero Dan sabía que ella era de una familia de clase media, y que a duras penas podía pagar la matrícula, y menos aún las cuotas de lectura. Puede que leer los libros de Dan fuese para ella la única forma de terminar los estudios. Sabía lo que era eso: él mismo había tenido que pedir un préstamo para poder pagar los artículos de investigación que leía (el 10% de los ingresos por ese concepto iba a parar a los investigadores que habían escrito los artículos. Como Dan pretendía dedicarse a la investigación, tenía esperanzas de que algún día sus propios artículos, si eran citados frecuentemente, le proporcionarían el dinero necesario para pagar el préstamo).

Seguir leyendo

Hay un sábado de común denominadores

-Se acerca la cumbre RIO+20 con todos los peligros que conlleva en un trasfondo ecológico, y como dice el director del Observatorio Latinoamericano de Conflictos Ambientales (OLCA), Lucio Cuenca, «podría intensificar políticas de control y usurpación de territorios, bienes comunes y ecosistemas”.

-Y siguiendo con el poder económico que hay detrás de ciertos eventos, hemos sabido que Ya han amenazado de muerte al español que inventó la bombilla que apenas gasta y dura toda la vida. Frente a estas prácticas, hay gente que se organiza y crea un Proyecto de reutilización de objetos. Te lo regalo sin ninguna condición: nolotiro.org.

-Para más creaciones colectivas, en el espacio argentino iconoclasistas nos cuentan sobre los dispositivos múltiples: «consisten en mecanismos de reflexión y creación colectiva que varían en su diseño y maquetación, y que vamos adaptando, modificando y perfeccionando de acuerdo a las diversas modalidades del territorio y a las inquietudes de trabajo de los participantes».

-Porque como dice Elinor Ostrom en una entrevista en ElEconomista mexicano: los problemas colectivos tienen solución . Seguir leyendo

Hay un sábado de común denominadores

-De cara a Rio+20 se están sucediendo múltiples actividades. Desde Rosario – Argentina, Sursiendo participará del Foro Latinoamericano de Desarrollo Sostenible que se desarrollará entre los días 22 y 24 de abril. En el vecino país de Bolivia se reunieron para la 1ª Jornada internacional de agroecologia y soberania alimentaria. Su declaración «tiene rostro de mujer».

-Como cambiar el mundo es una cosa del día a día Greenvía convoca entre los días 26 y 28 de abril a los talleres de co-creación ‘Transferencias de la innovación social al espacio público’ donde  se reunirán diversas iniciativas que buscan construir una ciudad más participativa, responsable, autogestionada y autónoma.

-Las herramientas para pensar circulan escritas, como en este artículo que nos habla sobre la democracia secuestrada o también para tirarnos al solcito a escuchar este podcast sobre autogestión comunitaria en México, un programa dedicado a pensar la emancipación… O participar de las jornadas de cómo acabar con el mal! Si se las perdieron (como nosotrxs), aquí les dejamos conclusiones del Bloque Reflectante y Los Cubos inflados, dos ideas para usar durante las manifestaciones. Seguir leyendo

Hay un sábado de común denominadores

– El decrecimiento convoca adeptos en el Sur. De la mano del consumo alternativo y la soberanía alimentaria en Buenos Aires proponen alejarse de los circuitos convencionales de consumo.

-Seguimos cruzando caminos de pensamientos de ambos lados del océano: En una entrevista a Raúl Zibechi cuenta por qué es necesario volver a socializar la vida y Bonaventura de Sousa resignifica conceptos ya conocidos en Democratizar, desmercantilizar, descolonizar. Desde un poco más lejos nos llega un artículo de Salvoj Žižek que habla sobre la revuelta de la burguesía asalariada. Amaia Perez Orozco contándonos con una mirada feminista de qué se trata la crisis y cuál es la vida que merece la pena ser vivida.

Creemos en la fortaleza y alianzas de movimientos glocales. Por eso es importante que las políticas de preservación del planeta se fundamenten en la toma de conciencia de los pueblos. Un buen ejemplo, podría ser la Xarxa Llauradora que desarrolla estrategias de cooperación y promueve el intercambio de productos entre sus miembros, además de realizar una tarea divulgativa y concienciadora entre la ciudadanía.

-Aunque suene a «cosa de locos» David Bollier nos cuénta cómo hicieron las «grandes marcas» para adueñarse de algunos cromos de la paleta de colores. Seguir leyendo

Hay un sábado de común denominadores

-El agua como derecho humano parece que está en peligro en el camino hacia Río+20. Ante ello: La economía del bien común en la difusión del derecho al agua, por Aníbal Ignacio Faccendini. Y siguiendo con agua y bebidas, sorprende el nombramiento de Coca-Cola para tomar la dirección general de la Agencia Española Alimentaria, el organismo encargado de velar por la nutrición. Se le ven las orejas al lobby.

-Para acabar con el mal, qué mejor que organizarse, aprender y pasarlo bien. 5 días de activismo creativo en Barcelona.

-Hace unos días nos enteramos de una herramienta súmamente útil, para hackear el periodismo y hacerlo más colectivo: Fixmedia. Porque entre mucha gente se hacen las cosas mejor. Ahora está en fase de apoyos.

-Y seguimos con herramientas: El mito de Hackerina, un cuento colectivo propiciado por Robocicla, en Extremadura, «para fomentar de forma creativa y constructiva a través del reciclaje y de herramientas de código abierto, prácticas libres en torno al conocimiento».

-Una importante de libros y Universidades: la sociedad de gestión CEDRO demanda a la universidad Carlos III de Madrid por infringir las leyes de propiedad intelectual, en lo que parece que es el inicio de una amplia campaña y mientras Gilberto López y Rivas, en el diario La Jornada, opina que El trabajo académico: patrimonio cultural de la humanidad.

Seguir leyendo