Hay un sábado de común denominadores

– Este es el Año Internacional de las Coorperativas. En Derecho a Leer se presenta un pequeño vídeo, ganador del Congreso Argentino de las Cooperativas, en el que Gcoop de software libre muestra implicancias sociales de lo libre y lo privativo.

– Determinar si un bien o un conocimiento es accesible para todxs o no, puede tener más razones que las meramente ideológicas. Esta es la historia de un joven italiano que padece de un cáncer cerebral. Cuando fue a buscar sus registros médicos digitales, éstos se encontraban «en un formato cerrado, propietario, y por tanto, no podía abrirlos con un ordenador o enviarlos en este formato a todas las personas que podrían salvar mi vida.» Lo que hizo entonces fue Hackear su informe médico y lo distribuye a la comunidad open source para encontrar una cura. Puede que no la encuentre, como él mismo dice, pero en su carta también confiesa «hay cura para el cuerpo, para el espíritu, incluso para comunicarnos.» Hace apenas una semanas en la Conferencia Nacional Argentina de e-Salud se discutía la necesidad de utilizar Software Libre para que todas las personas puedan tener acceso a una atención sanitaria de calidad. Saberes que se suman.

– Hay quienes aún se preguntan quienes son lxs buenxs y quiénes lxs malxs en esto de «alterar» un código digital. ¿Hackers buenos y crackers malos? Para Marga Padilla «el hackeo sería el arte de desobedecer obedeciendo, minimizando el coste de la represión» pero también se detiene en explicar que estos conceptos están definidos no tanto por sí mismos sino por las prácticas y la ética que los sustentan. Seguir leyendo

La Autopista del Sur

Sursiendo hilos sueltos

Quizás alguna vez ya se hayan encontrado con este cuento de Julio Cortázar. Para nosotrxs releerlo fue volver a mirar hacia adentro. Fue inevitable además, recorrer algunas escenas de José Saramago en su Ceguera y rememorar alucinaciones y persecusiones provenientes del 1984, de George Orwell. Todos clásicos que nos invitan a acercarnos desde la «fantasía” a sentimientos humanos en los que tememos reconocernos.

Esta vez, un embotellamiento en la autopista del sur que llega a París es la excusa del autor para crear pequeñas comunidades en las que se pone en evidencia la necesidad que tenemos los unxs de los otrxs. Qué absurdo sería creer que este mundo que nos impone individualismo y competencia sería posible si realmente fuéramos así a cada instante.

Lo que en principio pareció ser uno de los atascos habituales, “ya se sabe que los domingos la autopista está íntegramente reservada a los que regresan a la capital” se convirtió en horas, días de espera.

Al final del primer día, todo era comunidad. Unxs a otros se ofrecen sus provisiones sin distinción. Son una comunidad, pero no se conocen. Cada quien sigue llamándose por el nombre de los coches que manejan, de las profesiones que profesan, de los acentos y las actitudes que realizan. Los grupos son creados con referencia a los coches cercanos. Se coordinan y organizan de acuerdo a las necesidades: agua, alimentos, enfermedades… muertes. Y mientras de forma natural se erigen líderes que protegen al grupo, llegan extranjeros que buscan aprovecharse de la situación para su beneficio. ¿Serán esas referencias a sí mismo, un Cortázar que nunca dejó de ser un extranjero en París? Seguir leyendo

Video. Caminando En La Interculturalidad

Video para la VIII Bienal Iberoamericana de Arquitectura y Urbanismo. 2012

VIDEOURBANA. VIII BIAU
PERCEPCIONES DE IBEROAMÉRICA, PORTUGAL Y ESPAÑA. CONCURSO DE IDEAS EN RED.

Esta edición de la BIAU, dando continuidad al Concurso de Ideas en la Red iniciado en anteriores convocatorias, pretende utilizar las posibilidades que ofrece la red para poner en común percepciones sobre el espacio urbano de la ciudad.

Seguir leyendo

Hay un sábado de común denominadores

Para empezar este sábado nos ponemos artísticos, ya que queremos mostrar unas convocatorias interesantes:

-Hoy tiene lugar en Madrid el taller Realidades alteradas / Visión alternativa de la realidad aplicada al arte contemporáneo, para “Todos aquellos interesados en hackear su propia realidad”.

-Las buenas gentes de ANTIMUSEO lanzan la convocatoria Indignadas, Mujeres en las Protestas Públicas en España 2012-2013 que consiste en un registro visual de la memoria femenina en las protestas públicas, realizando 1 o 2 dibujos semanales basados en una selección de las imágenes recibidas, que podrán usarse bajo licencia Creative Commons no comercializable.

IV edición de DESVELARTE, del 3 al 15 de septiembre en Santander: «un festival de arte multidisciplinar generador de nuevos discursos contemporáneos hacia lo público y lo interactivo en el marco de la ciudad».

-Como curiosidad, en la revista Yorokobu, nos dan cuenta de la artista Nina Boesch y su MetroCard Collage, es decir: realizas obras de arte con billetes de metro usados. Calcula que «durante los últimos 10 años es probable que haya hecho acopio de más de 30.000 de estos tickets con ayuda de sus familiares y amigos».

Mapa del arte público mundial: The Big Art Mob es una web británica que pide la participación para documentar todas las obras de arte públicas del mundo, y parece que ya van por más de 12.000 entradas.

Pasando a temas de ciudad y urbanismo, también nos topamos con una interesante propuesta de mapa recogido en viveroiniciativasciudadanas.net: uno sobre Resilencia ciudadana, como es el mapa de Transition Towns, con ya más de mil iniciativas en diferentes lugares. Propone herramientas, recursos y sistemas de gobernanza de las nuevas capacidades ciudadanas que trabajan sobre el “empoderamiento urbano” para mejorar los espacios del habitar global, desde una perspectiva local. Seguir leyendo

¿Una Red 4.0? Comunicador@s, programador@s tejiendo redes ciudadanas

Sursiendo hilos sueltos

Internet no es neutral. Tampoco lo son las leyes que nos rigen, las políticas económicas que se implementan en nuestros países o los productos que compramos en los mercados. Y por supuesto tampoco lo son los medios de comunicación (por más que desde esos mass media todavía haya periodistas que quieran convencernos de hablar en nombre de la objetividad).

Las herramientas que usamos para comunicarnos no son más que eso… No pueden ser más que eso: herramientas usadas por personas para realizar acciones. De esos tres elementos enumerados en la oración (herramientas – personas – acciones) sólo las personas podemos elegir. Somos sujetos y no objetos sociales.

La vigilancia en las herramientas de comunicación que utilizamos fue una preocupación al poco de la explosión de Internet. Hoy estamos más expuestxs que nunca: el cochecito de Google fotografía la calle en la que vivimos, las cámaras de seguridad dispersas por las ciudades registran nuestros rostros, los teléfonos celulares indican dónde estamos e Internet conoce nuestros gustos mejor que nosotrxs mismxs. La lista podría continuar largamente, claro. Este control manifiesto restringe nuestras libertades más básicas. Aquellas que en 1789 gritaban liberté, égalité, fraternité. Para muestra basta un botón y con Wikileaks ya tendríamos.

No quisimos descubrir la pólvora con este razonamiento sino sólo hacer memoria, porque no dejan de sorprendernos las múltiples formas en las que las personas de a pie se organizan alrededor de esta preocupación y crean espacios de encuentro, diálogo y complicidad para contrarretarla. Seguir leyendo