Hay un sábado de común denominadores

Les traemos una semana más nuestro repaso sobre temas de tecnopolítica, comunalidad y alternativas sociales y abiertas.

-Comenzamos con un análisis del tema de actualidad: La revolución 5G, ¿la vigilancia de los humanos y las cosas? Donde para el autor «La nueva generación de comunicación móvil 5G significa una profunda transformación tecnológica con importantes consecuencias empresariales, sociales y geopolíticas…»

-Es más, yendo a lo básico: Antropología neoliberal, de Amador Fernández-Sabater, «todo parece lo mismo que ayer, pero nada lo es. Seguimos hablando tranquilamente de Estados, Gobiernos, naciones y ciudadanos, pero solo hay marcas y empresas compitiendo ferozmente entre sí por flujos de inversión (los likes en el caso de las marcas personales)». Que produce a su vez el ejemplo de las corporaciones y sus decisiones, como cuenta Dans en El capitalismo y la tragedia de los comunes.

-Y entonces Emerge el rostro de una dictadura tecnológica, «Una evolución que parte de una resignificación del papel del ser humano debido a la introducción de un vector que lo transforma radicalmente (…) los datos que genera Internet y los algoritmos matemáticos que los discriminan y organizan para nuestro consumo son un binomio de control y dominio que la técnica impone a la humanidad». En Dueños de Internet, una entrevista con Natalia Zuazo, donde llama a “entender internet”, para mejorar la comunicación digital y que “hoy la riqueza pasa por nuestros datos”.

-Surge la pregunta: ¿Nos hace más tontos la tecnología? «Gigantismo y complejidad (pensemos en Google, Facebook o Microsoft) asociadas a una cada vez menor maleabilidad de la tecnología que hay detrás de esta galopante automatización digital…», ¿respondemos? Al menos lo van a saber todo de nuestras sociedades: Un laboratorio del comportamiento humano para predecir cómo actúan las personas, donde desarrolla un simulador para predecir cómo interactúan las personas y entender mejor la sociedad. Y según en qué manos esté…

-Ya sabemos que las tecnologías digitales nos afectan a muchos niveles, veamos El impacto urbano de la tecnología, «la digitalización no era solo la herramienta a través de la cual encauzar las demandas, sino que ya es parte activa y determinante». “La automatización promueve la inequidad”, para Mark Graham, en diez años el mundo habrá entrado en una carrera de fondo cuya cinta en la meta son los bajos salarios.

-Recogemos el reporte de ADEME El impacto espacial y energético de los centros de datos en los territorios (ENG). Y nos hacemos eco de la publicación Colonialismo de datos: repensando la relación de los datos masivos con el sujeto contemporáneo (ahora sí! ya en español): «El colonialismo de datos allana el camino para una nueva etapa del capitalismo cuyos perfiles solo alcanzamos a vislumbrar: la capitalización de la vida sin límite«.

-Frente a todo ello, iniciativas como la de Junio: contra la obsolescencia programada, para conocer y reutilizar nuestras máquinas.

Internet para el cambio social: datos personales y privacidad, entrevista con Maricarmen Sequera, directora de TEDIC, sobre el internet que necesitamos construir para impulsar los cambios sociales.

-Y Margarita Padilla nos comparte Comunes digitales, nuevas lógicas de (auto)organización para la emancipación, «Puesto que los bienes digitales son, a su vez, medios de producción, el acceso distribuido y el control sobre estos nuevos medios de producción pueden marcar un hito en el camino hacia una sociedad más igualitaria«.

@sursiendo

 

Deja un comentario

diecinueve − 10 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.